COKIN 220 MIRAGE

El filtro COKIN 220 mirage, nos permite reflejar aquello que fotografiamos. Consiste en un doble espejo que podemos inclinar y girar para reflejar tanto lo que tenemos delante de nosotros, como en el cielo o en nuestros pies.

Para su utilización necesitamos el parasol modular (Modular Hood 255) que se coloca sobre el portafiltros COKIN A, por lo que el diámetro de nuestros objetivos debe ser pequeño (36 a 62 mm). Existe la opción de usar el portafiltros COKIN P (42-82mm), aunque es una alternativa muy inestable, ya que no hay ningún click que fije el parasol modular con el portafiltros, simplemente se coloca por presión y fácilmente se puede caer.

Para calcular la exposición aconsejo hacerlo sin el cristal y jugar con el diafragma. Si cerramos mucho, es decir, utilizamos f16/f22 el reflejo saldrá mucho más nítido a si abrimos el diafragma. El problema que esto genera es que la transición del borde del cristal se hará mucho más patente, lo que nos llevará en muchas ocasiones a tener que desechar las fotografías. Por eso, yo utilizo normalmente diafragmas muy abiertos (entre f2.8 y f1.4), ya que aunque soy consciente de que el reflejo va a perder en nitidez, me aseguro que el borde del espejo no me va a salir. Otro aspecto que debemos tener muy en cuenta es que no podemos utilizar grandes angulares, o de lo contrario los lados del filtro se verán. La distancia focal más adecuada es a partir de 40mm.

Veamos estos primeros ejemplos. Estas fotografías están tomadas en Sudáfrica con un objetivo 50mm y el filtro COKIN 220 mirage desde el interior de un coche. Como se puede observar en la primera imagen tan solo he querido reflejar la zona más alta de los árboles y parte del cielo, para crear una situación envolvente. Los parámetros utilizados en ambos casos fueron f/4 v: 1/800 ISO 100. En el segundo caso el reflejo es mayor e incluye parte de las jirafas. Es importante vascular el espejo hacia arriba y abajo, para seleccionar la zona que queremos reflejar y cuidar mucho nuestra composición, ya que no resulta nada fácil.

En esta otra situación busqué simular el reflejo en un lago. Naturalmente no lo había, pero el resultado se acerca mucho. Para mejorar esta fotografía, se me ocurre ahora el haber utilizado un filtro polarizador para contrastar más y saturar los colores. Los parámetros empleados fueron f/5 v: 1/500 ISO 100.

f/1,4; v:1/640; ISO 50

La forma de colocar el filtro 220 mirage es la siguiente. Ponemos primero el parasol modular hood 255 sobre el portafiltros. Con los dedos en forma de pinza, presionamos ligeramente a la vez por arriba y por abajo el parasol modular. De esta forma se ensancha un poco más y nos resultará más fácil el colocar el filtro, con la parte plana hacia arriba. El parasol modular dispone de dos nódulos laterales para colocar le espejo, uno a 1/3 y otra a 2/3. Si lo colocamos en el primer tercio, podremos reflejar elementos del cielo o próximos al horizonte. Si utilizamos el segundo tercio, el espejismo se creará con aquello que tengamos delante de nuestros pies en el suelo.

Aquí tenemos un ejemplo de esto último. El filtro lo hemos colocado en los nódulos superiores y hemos basculado el espejo para reflejar lo que había en el suelo. Como puede verse, las hojas aparecen en la copa de los árboles, muy difusas debido al diafragma utilizado: f/2.8

f/1,4 v:1/4000; ISO 50

Este es uno de los efectos que más me gustan de este filtro. Colocamos el espejo en el primer nódulo y lo subimos hasta conseguir que el cielo (preferiblemente con nubes) se vea reflejado en todo el encuadre. Es un efecto surrealista, que simula una doble exposición.

Generalmente todas las fotos que hago con el COKIN 220 mirage son a pulso, ya que utilizo diafragmas muy abiertos. No obstante, como en este caso, fue necesario recurrir al trípode ya que los parámetros utilizados fueron: f/2.8 v:1/40

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *